En Navidad los casos de COVID-19 en Nueva York rompen el récord de 44,000 infectados en las últimas 24 horas

En plena celebración de la Navidad, la gobernadora de Nueva York Kathy Hochul informó que los nuevos casos de COVID-19 asociados con la aparición de la variante Ómicron siguen en alza. En las últimas 24 horas ya habían pasado la barrera de los 44,000 personas infectadas en todo el estado, en contraste con los 39, 000 reportados el jueves.

Casi 13,000 de los test que arrojaron resultados positivos de coronavirus se detectaron en la Gran Manzana.

“Seguimos ratificando que esta variante es muy contagiosa, pero independientemente de esto, no estamos en el mismo sitio que en la primavera del 2020”, aclaró la mandataria estatal.

Junto con la escalada de los contagios, Hochul dijo que el estado también está experimentando un aumento en las hospitalizaciones.

“El contexto aquí ha cambiado si lo contrastamos con la Navidad del 2020. En esta misma época estaban recluidos 7,000 pacientes. En este momento hay 4,700. Aún así, debemos reforzar nuestro mensaje de la vacunación y las medidas de protección”, resaltó Hochul.

Este fin de semana cuando se esperan grandes movilizaciones de viajeros y reuniones familiares, en una de las fechas festivas más relevantes del calendario cristiano e hispano, las autoridades de Salud estatales hasta último minuto siguieron insistiendo en la necesidad de “tomar muy en serio” la nueva ola de contagios, que se estima repuntará aún más en los próximos días.

NY adopta nuevas pautas de las CDC

La Gobernadora en su mensaje de Navidad de este viernes alentó a los neoyorquinos elegibles a recibir sus vacunas de refuerzo o segundas dosis. En su actualización reiteró que la ciencia está observando que no se brinda la protección necesaria con una sola dosis, pero los refuerzos han estado haciendo “un trabajo increíble” para mantener a las personas seguras.

“Esto no es Delta, o la primera ola. Esto es Ómicron. Y hasta ahora ha demostrado que no tiene un impacto tan severo. Queremos asegurarnos de que nuestra fuerza laboral crítica, en la que hemos confiado desde el principio, se mantenga saludable en sus posiciones”, agregó.

En efecto, la Gobernadora anunció que Nueva York adoptaría las nuevas pautas de los Centros para el Control de Enfermedades Infecciosas (CDC) relativas a los trabajadores de la salud que regresan al trabajo después de una prueba COVID-19 positiva.

Estos empleados esenciales pueden regresar al trabajo después de cinco días si están completamente vacunados y asintomáticos, o si sus síntomas se han resuelto y si no han tenido fiebre en las últimas 72 horas.

No cerrarán las escuelas

Ante la expectativa de un inminente aumento de la tasa de infección en las próximas semanas luego de las festividades navideñas y de Año Nuevo, la mandataria negó la posibilidad que esté en el escenario el cierre de los edificios escolares y el regreso al esquema de clases ‘online’.

“Todo indica que nuestros niños y jóvenes volverán a sus aulas, pero eso sí, estamos desde ya tomando medidas preventivas. Dispondremos de dos millones de pruebas de descarte en las próximas semanas para mantener a nuestra comunidad escolar segura”, subrayó.

Los CDC confirmaron que las pruebas para permanecer en los planteles funcionan y ahora se promueve que cada distrito escolar trabaje en planes espaciales de testeo.

En la Gran Manzana Ómicron sin tregua

Mientras la Gobernadora hacía sus balances, el alcalde Bill de Blasio hacía lo propio con una perspectiva de aumento de casos en la ciudad de Nueva York, horas previas a las fiestas navideñas.

El mensaje del mandatario municipal abundó en los esfuerzos que hace la Ciudad para masificar el acceso a las pruebas de descarte.

“Hemos abierto nuevos sitios de pruebas gratuitas en los cinco condados y también el acceso a test caseros. Nuestro equipo seguirá trabajando incansablemente en todos estos días”, acotó De Blasio.

Comparte esto!

Deja un comentario