Pastor Feliciano Lacen de CODUE expresa el deber primordial del Estado es velar por la vida

El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE) recordó este lunes que el deber primordial del Estado es velar por la vida, y que en caso de despenalizar el aborto la República Dominicana «estaría legitimando la muerte de un ser humano concebido para que prevalezca el derecho a la salud reproductiva de la madre y a la libre determinación de la fecundidad de la mujer».

Feliciano Lacen, presidente de la entidad, entiende el derecho a la vida es la base para la materialización de todos los demás derechos y está ligado al concepto de dignidad humana, por lo que la violación a este derecho es irreversible pues supone la extinción del individuo.

Reiteró su posición de lo urgente y necesario que es la aprobación y promulgación del nuevo Código Penal Dominicano que establezca penas más severas contra los delincuentes, y que los legisladores mantengan el proyecto de ley que penaliza el aborto en sus tres causales, sin modificaciones.

Lamentó que, a más de 20 años, «no hemos tenido un código actualizado que pueda hacerle frente a los homicidios la violencia contra la mujer, los feminicidios, y el crecimiento alarmante los niveles de inseguridad en el país».

El  CODUE considera que es un compromiso del Estado, junto a las instituciones de la sociedad civil, poner en prácticas políticas públicas tendente a  fortalecer la calidad de los servicios de salud, educación y  establecer un mayor nivel de conciencia sobre el problema de la mortalidad materna.

Comparte esto!

Deja un comentario